Transformación de empresas

La transformación de empresas 

A veces se nos aparece como una reinvención, innovación o algo apegado a la disrupción. Y hoy quiero plantearte algo diferente a la concepción que solemos tener sobre la transformación de empresas.

Primero, te platico sobre la fórmula que suelo ocupar con mis clientes y con mis asesorías sistémicas. Parto de la idea de “entre menos interferencias mayor es el potencial”.

¿Qué tipos de interferencias?

Algunos temas que interfieren y traban el potencial son:

  • Cuestiones de sucesión
  • Designación de cargos
  • Cambios de personal o desvinculación
  • Adeudos económicos o falta de liquidez
  • Hipotecas del pasado
  • Abusos de poder
  • Falta de reconocimiento
  • Conflictos entre socios… por mencionar pocos.

 

Entre menos de estos haya, todo el potencial estará concentrado en el futuro, en miras del éxito. Cuando se arrastra esto al presente, la mirada se queda atorada en el pasado.

¿Mirada atorada en el pasado?

Sí. Te pongo un ejemplo, muy básico. Trasládate a tu vida estudiantil. Imagínate un viernes al mediodía. Ese día en la noche hay una fiesta muy importante en donde irá la persona que te gusta. Sin embargo, el sábado, tienes un examen final, sumamente importante.

Tú, en tu racionalidad. Planeas estudiar antes de la fiesta, luego ir y salirte temprano. Al otro día presentar el examen. ¿Qué podría salir mal? Que tu mirada (tu potencial) estará en todo, menos donde debería, en el presente.

Cuando estás en la fiesta con la persona que te gusta estás pensado en el examen y en que ya te tienes que ir. Y cuando estás en el examen, te preguntas qué hubiera pasado si te la amanecías con esta persona.

En conclusión. Todo resulta mal, porque tu mirada se quedó en el… ¿Qué hubiera pasado, si…? Parece irónico, pero pasa lo mismo en la vida empresarial. ¿Qué hubiese sucedido si…?

¿Cómo salir de esta trampa mortal?

El pasado ya no regresa. Se puede aprender de él. Se puede resignificar. Sin embargo, me parece tan peculiar que tengamos una afición por los pendientes del pasado. Ahora bien.

El pretérito pasó y fue como tuvo que haber sido. Si nos anclamos a éste. Nos pasa lo mismo cuando nos enganchamos con una ex-pareja, nos aferramos tanto a lo que fue o pude haber sido, que esto nos impide tomar con plenitud a nueva pareja.

Repito, en las empresas y en los negocios, pasa igual. Me topo con estas dinámicas constantemente.

¿Qué hacer CON LA TRANSFORMACIÓN DE EMPRESAS? ¿Cómo solucionarlo?

A través de una Constelación Organizacional. Gracias a éstas es que mis clientes o consultantes, en pocas sesiones, han podido exteriorizar aquello que no les aparece a simple vista.

Es decir, que un ejercicio como este, se puede mirar hasta las raíces, ya que en las ramas sólo aparecerán síntomas, malestares o temas que no han podido resolverse.

Con una Constelación Organizacional se pueden traer a la vista, aquellos problemas o interferencias del pasado que no permiten avanzar. ¿Quién no quiere dejar atrás las cosas que estorban?

Además, con esta herramienta, se pueden hacer diagnósticos estructurales. Dándole solución a problemáticas de forma sistémica; como falta de: empatía, de comunicación, de trabajo en equipo, ventas, compromiso, etc.

Posterior a un trabajo como el que te platico, se podrá tener una nueva perspectiva, una solución o una mirada más saludable, para el negocio o la empresa.

Si ya conoces la técnica, sabes de lo que hablo. Si no, sé que puede leerse como algo mágico, pero como en todo, hay que probar para ver si es cierto. Con gusto, platicamos al respecto, escríbeme a gabriel.delavega@m1nd.mx 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contáctame

m1nd.mx – México 2021