¿Capacitaciones sobre optimismo en 2021?

¿Optimismo para nuestros negocios o empresas?

Hoy en día y cada vez más en América Latina en torno a las capacitaciones o talleres, se ha explotado o se han expandido enfoques de bienestar, felicidad a secas o con su apellido organizacional.

Y aunque, parecieran capacitaciones en donde sólo se les enseña a los colaboradores a sonreír a pesar de lo mal que la puedan estar pasando. Esto va más allá. A donde se apunta es hacia una incidencia positiva en la cultura organizacional y en la preocupación por el bienestar de las personas.

En los distintos enfoques que se manejan. En lo personal suelo utilizar una quinteta. Todos y todas referentes y prolijos a nivel mundial sobre el tema. Me refiero a: Martin Seligman, Tali Sharot, Mihaly Csikszentmihalyi, Matthieu Ricard y Richard Davidson. Hay un trasfondo científico que se debe aplicar en las capacitaciones en entornos organizacionales sobre el bienestar. Así que ya sabes qué pedir cuando contrates este tipo de servicios.

Capacitaciones ¿Qué se hace?

En estos esquemas de bienestar organizacional. Te cuento mi historia, en el 2020 tuve la honra de ser invitado al panel de especialistas en Happynar Global. Además de la bonita comunidad que se ha creado y de la formo parte. Me maravilla la puesta en práctica que hacemos de los enfoques antes mencionados, pero desde un estudio y una aplicación desde y para América Latina, México e Iberoamérica.

Ya sin tratar de tropicalizar o meter a la fuerza enfoques europeos, nórdicos, estadounidense a la situación de América Latina, que sabes, es muy diferente. Esto ha venido transformando las prácticas y los abordajes. Pero, ¿cómo tratar el optimismo o el bienestar organizacional?

Sesgo Cognitivo del optimismo

¿Por qué tendremos este sesgo optimista? ¿Qué acaso no es malo pensar que las cosas van a ir mejor de lo que realmente son e irán? ¿No nos lleva la realidad a decepcionarnos?

Ahora bien. Este optimismo conlleva sus ventajas y también presenta inconvenientes. Pero centrándome en los estudios de Tali Sharot, al parecer, tiene más beneficios que inconvenientes.

Te pongo ejemplo

Cuando enfermamos, quien tiene un derrotero positivo sobre esto, suele sanar más rápido o experimentar menos dolor. Imagínate esto aplicado en empresas en fase crítica o con un futuro desalentador o incierto.

Las razones

La primera. Si esperamos que en el futuro nos sucedan cosas buenas. El beneficio, es que tendremos menos estrés (cortisol), y experimentemos una disminución en estados de ansiedad. Es decir, podremos estar mejor concentrados y enfocados, en lo que sí podemos lograr en lugar de centrarnos en lo que no está en nuestras manos.

La segunda. Una persona optimista, en el ejemplo de la enfermedad. Escucha con más atención, las recomendaciones médicas como: tomar vitaminas, incrementar la actividad física y llevar una alimentación saludable

Esto es opuesto en pacientes pesimista, que piensan no pueden mejorar. Siendo así, se rinden, no intentan hacer cosas en pro de su salud y terminan empeorando su situación.

A Nivel Organizacional

Está demostrado que el optimismo conduce a un mayor aprendizaje y rendimiento. La razón es, que si crees o piensas que te va a ir bien, te vas a esforzar más.

En la Universidad de Duke, un par de economistas, probaron que personas optimistas trabajan más horas, son más perseverantes y acaban ganando más dinero.

Es vital este tipo de Capacitaciones

Ahora ya sabes, si implementar o al menos pensar capacitaciones sobre el bienestar o un nuevo mindset de tu gente. Cualquier cosa escríbeme a gabriel.delave@m1nd.mx o aquí, profundiza más sobre los beneficios del optimismo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contáctame

m1nd.mx – México 2021