¿Qué es neuroplasticidad organizacional?

 

¿CÓMO SE DEFINE LA NEUROPLASTICIDAD ORGANIZACIONAL?

Es la habilidad que tiene toda empresa u organización para cambiar, aprender y mejorar. En su ejecución, se toman en cuenta los últimos avances científicos sobre cómo le hace un cerebro para cambiar.

Desde esa perspectiva científica, eso debe traducirse en herramientas de aplicación fácil e inmediata. ¿Para qué? para que las personas en entornos organizacionales logren los cambios se plantean desde la alta dirección y así poder:

– Sobresalir en el mercado

– Sobrevivir ante las crisis

– Cambiar cuando todo está bien

– Replantear el futuro

– Mejorar en algo que ya se es bueno

– Aprender algunas habilidades que la organización necesite que sus miembros desarrollen.

 

Pero, en la neuroplasticidad organizacional…

No existe romper un proceso, ni una forma de hacer las cosas, ni empezar de cero. Existe remplazar un proceso por otro o empezar con las bases que ya se tienen.

Para llevar a cabo la neuroplasticidad organizacional en aras de un cambio positivo o de una estabilidad dinámica se deberán tomar en cuenta, que:

Aprender y Mejorar son sinónimos de Cambiar

– No existe romper un proceso, existe reemplazar un proceso por otro mejor, más saludable o más rentable

– Todo cambio implica esfuerzo, incomodidad, dolor, equivocaciones y tiempo

– Se requieren individuos que tengan Inteligencia de Cambio

 

Necesitamos tener en cuenta que:

El cerebro humano es un órgano que emite comportamientos, al mismo tiempo que es un repositorio del aprendizaje y la memoria.

¿Esto qué quiere decir?

Cuando adquieres nuevos conocimientos, o domines una nueva habilidad a través de repetición continua, tu cerebro cambiará anatómicamente

También, al momento en que guardas algo del pasado en tu memoria, tu cerebro, a su vez, cambiará de forma real. A esto se le conoce como neuroplasticidad autodirigida.

 

¿Y quiénes hacen que las empresas cambien para bien o para mal?

Las personas. Cuando hablemos de cambios organizacionales, necesitamos empezar a hablar de cerebros que cambian, que pueden aprender y que también se resistirán a lo nuevo. 

 

Además, ten claro que:

Una vez que un cerebro humano o una organización encuentran una forma, OK! de hacer las cosas, algún proceso o procedimiento, ya no quiere modificarlo. Porque el modificar algo demanda energía y tiempo y el cerebro o una organización son ahorradores de energía natos.

De eso y más va el mundo de la neuroplasticidad organizacional. Seguiremos tratando este tema en otros artículos. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contáctame

m1nd.mx – México 2021