La nueva normalidad

La pandemia nos modificó, en lo que somos, en lo que hacemos, en cómo hacemos hoy lo que hacíamos en la realidad pasada. Nos modificó y trastocó nuestra salud emocional y también nuestra productividad.

Muchos de los paradigmas o formas de proceder en empresas y organizaciones cambiaron. La agenda se modificó y se han instalado cosas nuevas o diferentes sin pedirnos permiso. Lo que nadie tenía planificado en enero, dos meses después pasó:

«cierres, cambios de giros, despidos, banca rota, operar desde casa, teletrabajo, educar a los hijos desde casa, pensar en separaciones, divorcios. Hacer del living de tu casa o una recámara, una sala de conferencias, una oficina, un gimnasio, espacio para juntas, citas, espacio de descanso, esparcimiento y un gran etcétera.»

Cambios sin avisar

La pandemia y la cuarentena extendida o flexibilizada, dependiendo del país en el que te encuentres, generó cambios estructurales en las formas de vender, de comprar, de trabajar, de gestionar o de liderar. Asimismo nos modificó en la manera administrar el tiempo, en cómo ejercer el liderazgo empresarial, en la forma de capacitarnos, en la forma de sentir y pensar.

Sin embargo, hay otros tipos de cambios o implicaciones de la pandemia y la cuarentena. Con esto me refiero al daño en la salud emocional y en la salud mental de las personas. Aquí no  importa si eres dueño,  si eres líder, si tienes un mando medio o si eres un colaborador. De una u otra forma, todos y todas hemos pasado, padecido y estamos padeciendo estos estragos.

Salud emocional, su impacto en la productividad

¿Por qué es importante la salud emocional en el trabajo? Te paso la fórmula que ocupo en las capacitaciones o talleres que participo. Todo tu potencial es igual a restarle tus interferencias. Interferencias de todo orden: emocionales principalmente, físicas, técnicas, tecnológica, de habilidades, etc.

Un ejemplo

Imagina a un tenista antes de un partido.

La situación 1. Se rompe un brazo, ¿cuánto nivel de interferencia tiene para jugar?

Situación 2. Se acaba de morir su mamá, ¿cuánto nivel de interferencia tiene para jugar?

Situación 3. La noche anterior a jugar rompió con su pareja, ¿cuánto nivel de interferencia tiene para jugar?

Situación 4. Se sobre entrenó, ¿cuánto nivel de interferencia tiene para jugar?

Situación 5. No entrenó lo suficiente, ¿cuánto nivel de interferencia tiene para jugar?

Pasa lo mismo contigo o con tus colaboradores, ¿ya te diste cuenta que todo puede ser una interferencia para estar al 100 en el trabajo? Ten en cuenta que los estados emocionales influyen igual o más que algo físico o algo que se puede ver. El dolor emocional y el dolor físico activan las mimas áreas cerebrales. Como ejemplo, tener ataques de pánico o ansiedad, duele igual que una fractura de un hueso.

La salud emocional tiene un impacto directo positivo o negativo en la productividad y en la toma de decisiones dentro y fuera de las organizaciones. En los siguientes artículos, te explicaré más al respecto porque en esta nueva normalidad algo vital será atender la salud mental y la salud emocional tuya y la de tu equipo o empresa.

Con gusto platicamos del tema, mándame un correo gabriel.delavega@m1nd.mx sino, te dejo unas recomendaciones al respecto para ser más resiliente.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contáctame

m1nd.mx – México 2021