Habitar las emociones

¿Qué tendrá que ver esto con las empresas?

Todo. Como bien sabes las empresas están conformadas por personas, por seres humanos, como tú y como yo. Esto llamado pandemia, tiene y tendrá sus secuelas emocionales.

Por más que nos aferremos a las rutinas. A evadir el tema. A no desapegarnos de la realidad pasada, aquella que ya no es. O por más que te hayas centrado en la motivación. ¿Cómo encontrar un punto medio?

Inteligencia emocional ¿Qué hay con eso?

Estaríamos equivocados al no habitar nuestras emociones. ¿Cómo? Quizás a través de capacitaciones, quizás talleres, porque no pensar hasta ayuda desde una mirada terapéutica. A veces tenemos un pobre lenguaje de las emociones.

Nos centramos en decir: “tengo miedo”, “estoy triste”, “estoy estresado”. La versión de la inteligencia emocional, está muy ligada hacia un enfoque construccionista de las emociones. Te dejo el link para que lo leas con más calma.

El objetivo de la Inteligencia emocional, es:

Ampliar nuestro repertorio emocional, para lograr saber qué estamos sintiendo y en qué intensidad. Esto con el fin de saber qué hacer, si bajar la intensidad o subirla. 

¿Por qué?

Porque no es lo mismo estar: Apesadumbrado. Desconsolado. Desencajado. Colérico. Rabioso. Perdido. Amenazado. Rechazado. Solitario. Aburrido. Apático. Impotente. Anhelante. Eufórico. Tembloroso. Nervioso. Indignado.

Continuo… Agresivo. Hostil. Desquiciado. Devastado. Perturbado. Sumiso. Inseguro. Atareado. Perplejo. Atónito. Preocupado. Caótico. Feliz. Infeliz. Acongojado. Irritable. Defraudado. Desilusionado. Deprimido. Triste. Eufórico. Y un largo, etcétera  

Si en la vida diaria no sabemos cómo nos sentimos, en las empresas y ahora desarrollando el trabajo desde casa, sentimos todo lo anterior, pero no lo nombramos así. Y tampoco sabemos qué hacer con todo ese maremoto de estados emocionales.

Quizás por desconocimiento. A lo mejor, por el tabú que tienen las emociones de que son para débiles. Por lo que sea. Si no sabemos qué es en realidad lo que sentimos, no podemos hacer nada al respecto.

Ejemplo

Imagina que vas en tu automóvil. Se descompone y vamos a suponer que no sabes nada de autos. Y por intuición crees que es la batería y se la cambias. Y si resulta ser que es una manguera y no la batería. El auto no andará.

Con las emociones y con el déficit de inteligencia emocional o alfabetización emocional pasa lo mismo. Si estamos desilusionados y creemos que es estrés y hacemos algo para sacarnos éste, la desilusión permanecerá y cada vez se hará más grande.

 

Finalmente

Me encantaría profundizar más en el tema. Porque da para hacer una capacitación de 24 horas, mínimo. Pero sin más. Te dejo mi correo para seguir la conversación gabriel.delavega@m1nd.mx

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contáctame

m1nd.mx – México 2021