¿Valoramos con la razón o la emoción?

Capacitaciones en estos temas, ¡YA!

Economía Conductual, Psicología Cognitiva, entre otras. Algo que tiene mucha aplicación y viabilidad en el mundo empresarial, las ventas y la creación de equipos. ¿Se puede? Sí.

Imagínate para decidir algo en el mundo empresarial. Los seres humanos raramente elegimos las cosas en términos absolutos. Tenemos la impresión como si tuviéramos un medidor de valor dentro de nosotros.

Y la realidad es que no. Para el cerebro humano no hay estos medidores cuantitativos. Menos sabiendo que el 95% de las decisiones que tenemos en el día son de carácter emocional o influidas por las emociones. Esto gracias al Principio Organizacional del Cerebro.

¿Cómo algo, tiene valor para ti?

¿Cuál es tu valencia? ¿Cuál es tu parámetro? Y si hay parámetro no hay objetividad, estarás de acuerdo. Si hay parámetros es que hay comparación. Uno de los mecanismos de elección para el cerebro es la comparación.

¿En dónde nos fijamos para decidir si algo nos conviene o no?

Llámese mercancía, una persona, alguna carrera, un negocio, la escuela, algún proveedor o un colaborador. Como te comenté líneas arriba. Nos fijamos en una ventaja relativa. Comparamos una cosa (producto o servicio) en relación con otra.

Dan Ariely, Daniel Kahneman, Antonio Damasio y otros, lo sustentan con creces con investigaciones serias y fuertes. Ya sé que hemos creído que podemos medir todo y poner indicadores en todo. No siempre es así.

Sin embargo, cuando se trata de estos enfoques, podrías pensar que son nuevos y no, llevan más de 10 años. Lo mismo pasó en su momento; por ejemplo, en el campo de la física, de Newton a Einstein y ahora ya se habla de la física cuántica.

Te pongo otro caso. Todo el lenguaje del capitalismo, Karl Marx, lo inventó en el siglo IXX, en plena efervescencia de la Industrialización, en donde los campesinos pasaron al rol de obreros. Lenguaje que hasta hoy nos da estructura.

¿Se requieren referentes?

Sí. Capacitaciones en estos temas. El cerebro, sino tiene un referente previo, no puede evaluar las cosas. El cerebro busca en sus experiencias previas, en sus etiquetas previas para poder decidirse si algo le vale o no le vale. ¡Ayúdale a tu gente!

Por ejemplo. No sabemos cuánto cuesta exactamente un automóvil con un motor de seis cilindros, pero sí podemos suponer que es más caro que el modelo de cuatro cilindros. Y esto lo sabes, sepas o no de motores.

Ahora imaginemos que quieres empezar a andar en bicicleta. Quizás porque se te metió en la cabeza hacer un triatlón. Sin embargo, siguiendo con el ejemplo, no sabes nada sobre bicis, ni de competencias. 

Y bajo este principio de no conocer a detalle, podemos decir que… No sabrás qué clase de bicicleta de carreras querrás hasta que ves a un campeón moviendo los engranajes de un determinado modelo, quizás te recomiendan una, o bien, lo ves en algún video .

Imagina que algunas capacitaciones potencien tus ventas o la creación de productos

Sin duda, el tener elementos científicos, acorta los pasos y disminuye las equivocaciones. Mi tarea junto con mi equipo es poder sacar de los papers científicos este tipo de datos, para convertirlos en herramientas y tips de uso inmediato.

Esto es lo que M1ND hace en sus capacitaciones. Pero con gusto platicamos, escríbeme a gabriel.delavega@m1nd será un honor charlar contigo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Contáctame

m1nd.mx – México 2021